*

X

Estas gemelas siamesas están haciendo que los científicos cuestionen la noción de lo que es el yo

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/13/2018

El concepto del yo o el sí mismo está bajo escrutinio en el caso de las gemelas Hogan, quienes pueden sentir conscientemente lo que la otra siente

La unión corporal de gemelos después del nacimiento es un fenómeno raro; se cree que oscila entre uno por 100 mil a 200 mil nacimientos, y de éstos, la mayoría muere poco después del nacimiento. Más raro aún es el caso de los craneópagos, esto es, cuando los gemelos siameses están unidos del cráneo por un puente talámico. Este es el caso de las gemelas Krista y Tatiana Hogan, quienes tienen cuatro hemisferios cerebrales y un mismo contínuum craneal. Al nacer fue imposible separarlas sin que esto les propiciara la muerte. Hoy tienen 11 años y aunque sufren de epilepsia, son alérgicas al gluten, apenas tienen un nivel de preescolar y su vida es sumamente complicada, tienen sus dichas y hacen actividades normales como esquiar o deslizarse en un tobogán, según cuenta el sitio Walrus.

Las gemelas Hogan son las protagonistas del documental Inseparables de la televisión canadiense CBC. Lo fascinante de este caso es que desafía algunos de los conceptos que tiene la ciencia o la filosofía sobre la noción de ser un yo. Por ejemplo, la idea de que la conciencia es solamente privada e individual. Cuando Krista come espinacas, Tatiana lo siente y exclama "Las odio". Las gemelas dicen en el documental que son capaces de tener conversaciones dentro de su cabeza. Sus experiencias se fusionan, lo cual contrasta con la creencia general de que lo que define a un yo es que las experiencias son propias. Pero al menos esto parece probar que se pueden tener experiencias colectivas y que la conciencia puede ser más que una persona. O si se cree que un individuo tiene un alma, ¿las gemelas tienen dos almas?

La cantidad de preguntas que su caso puede generar es exorbitante. Por ejemplo, se podría cuestionar la propia experiencia de conciencia de las gemelas. ¿Acaso lo que experimentan son sólo sombras, copias, simulacros de la conciencia? ¿O se puede ser al mismo tiempo consciente de la diferencia y de la unidad o mismidad? Algo así como ser eso y a la vez no ser eso. Ser uno y a la vez dos.

Todo esto nos recuerda lo poco que realmente sabe la ciencia sobre la conciencia. Como bien vaticinó David Chalmers: la conciencia es el problema duro de la ciencia.

Científicos encuentran 2 planetas en raro sistema estelar muy probablemente habitables

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/13/2018

Emoción en la comunidad científica por el encuentro del sistema Trappist-1 donde 2 planetas podrían tener la temperatura, el tamaño y el agua para albergar vida

Los científicos se encuentran altamente estimulados por el encuentro de una estrella enana orbitada por al menos dos planetas que cumplen extraordinariamente con las condiciones que se cree que son fundamentales para la evolución de la vida. 

El sistema de siete planetas y su estrella es llamado Trappist-1 y podría albergar mundos similares a la Tierra, tanto en tamaño como en condiciones de agua y calor. El descubrimiento sólo aumenta el creciente consenso de que en la Vía Láctea deben de existir numerosos planetas como la Tierra.   

Para el sistema Trappist-1, un modelo matemático sugiere que seis de siete planetas deben de tener agua en su interior, incluyendo, en uno de ellos, la posibilidad de un océano global. Lo que es importante de este estudio es que modeló las órbitas de los planetas, las cuales son excéntricas, casi ovaladas, y de donde se deduce la temperatura de la superficie de los distintos planetas. Estas órbitas producen lo que se llama "calentamiento de marea" (tidal heat), algo que también experimenta la luna de Júpiter. Esta luna tiene en su superficie volcanes en erupción y ríos de lava. 

Los planetas D y E del sistema experimentan este calentamiento de marea pero de una manera más suave, de tal forma que podría ser conducente a la vida. El planeta D podría tener una temperatura de alrededor de 15°C

De manera no relacionada, el científico Jeremy England ha teorizado que la vida no es un fenómeno único basado en organismos que son capaces de hacer copias de sí mismos, sino que es la consecuencia natural de la termodinámica, y particularmente la vida podría surgir de la adaptación de sistemas no-replicantes a formas complejas de energía (calor).

Los científicos recientemente han emprendido una búsqueda de exoplanetas habitables, ya no sólo basada en la probabilidad del agua, sino también de las mareas de calentamiento. El calor y el agua son, sin duda, los dos componentes esenciales de la vida.