*

X

Trotsky, Frida Kahlo y Diego Rivera pasean por Coyoacán en 1938 (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 09/03/2017

3 grandes personajes en una afable caminata, en un raro material de 1938

Pocas figuras más emblemáticas en la historia de México, del arte y de la política. Leon Trotsky, su esposa Natalia Sedova, Frida y Diego se encuentran en una tarde en Coyoacán en 1938. Imágenes que muchos atesorarán y, por cierto, con una música bastante adecuada.

Trotsky arribó a México 1 año antes por intercesión de Rivera en el gobierno de Lazaro Cárdenas. La relación y la vida de estos personajes sería tempestuosa, por decir poco. Trotsky y Kahlo tendrían un amorío y el revolucionario ruso sería asesinado en 1940. Así que sería exilio, amor y muerte en México. Los grandes temas, sin duda, como era de esperarse en personas de un temperamento inmenso, genial e intenso.

Trotsky estuvo encargado de los asuntos exteriores en Rusia y fue el fundador del Ejército Rojo. Se creía que iba a tomar control del poder a la muerte de Lenin en 1924, pero Stalin tenía otras ideas y Trotsky tuvo que exiliarse. Una larga lista de países figuraron en su exilio, el cual fue bastante agitado, hasta que finalmente llegó a su desenlace en México.

La esencia del flamenco: entrañable documental sobre el legendario Manuel Molina

Arte

Por: pijamasurf - 09/03/2017

La pasión y la embriaguez del flamenco, no sólo un arte; una forma de vida, de vida más intensa

Manuel Molina (1948-2015) fue un guitarrista, cantaor y compositor de flamenco que vivió este arte con una enorme intensidad. Fue sin duda uno de los grandes exponentes de este arte tan propio de Andalucía, habiendo nacido en el seno de una familia gitana, vivido un famoso matrimonio con la también artista de flamenco Lole y siendo amigo y colaborador de renombrados personajes como Paco de Lucía.

Si el flamenco se caracteriza por ser no sólo un arte sino una forma de vivir, esto queda más claro aún en Manuel y en estas imágenes de este excelente documental dirigido por Teo Raspoli, en el cual vemos a Manuel cantando, bebiendo, confesando su alma, hablando de Dios y de su guitarra...

El flamenco se muestra como una embriaguez del alma, una manera de vivir la existencia al filo de la navaja y a flor de piel, en la pura sangre y en la miel. "Cuando yo me muera, que me entierren con mi guitarra bajo la arena", canta Manuel, quien vive cómodamente entre las paradojas: "soy una persona tranquila pero inquieta". Humilde pero de una pasión sobrecogedora, Manuel se gana sin duda el afecto de todos los que lo conocen y nos seduce hacia el duende, hacia dejarnos arrastrar por lo que dicta la tierra negra, el corazón, el alma, la música. Simplemente Manuel.