*

X

Presión para que los partidos políticos otorguen recursos electorales a damnificados por los sismos en México

Política

Por: pijamasurf - 09/22/2017

Existen vías legales para que el dinero que reciben partidos del Estados sea canalizado a ayudar a los damnificados por los sismos y otros desastres naturales, según el consejero presidente del INE

Ante los trágicos acontecimientos producidos por los dos recientes sismos en México, ha empezado a cobrar fuerza una iniciativa ciudadana que exige a los partidos políticos  dirigir recursos electorales en apoyo a los damnificados. El Consejero Presidente del INE Lorenzo Cordova publicó en un video su posicionamiento, señalando que sí existen elementos legales para que los partidos donen (o quizás mejor dicho "devuelvan") los recursos que reciben del estado.

 

Ante esto se han presentado diferentes reacciones, entre ellas Andrés Manuel López Obrador señaló que propondrá dirigir 50% de los recursos electorales a su partido MORENA. López Obrador habla también sobre la creación de un fideicomiso dirigido por personas independientes al gobierno. Aunque bien recibida esta propuesta, algunos usuarios, sin embargo, exigen que sea más del 50%. Otros políticos también han hecho propuestas similares.

En las redes sociales se ha lanzado campañas de activismo como esta de Change.org en la que se reúnen firmas para apoyar esta medida y ejercer presión. El INE reparte para el 2018 4.2 mil millones de pesos para gasto ordinario y 2.1 mil millones para gastos de campaña, el presupuesto más alto de la historia, algo que llama la atención en un país donde hay 60 millones de personas en pobreza extrema. La sociedad civil busca unirse para evitar que los partidos políticos sigan existiendo en una posición de privilegio, alimentándose de estos presupuestos para crear organizaciones parasitarias y ahorrarnos también la abyecta procesión de la publicidad de las campañas. 

Es una buena oportunidad para afectar de alguna manera al sistema de partidos encumbrados en la impunidad y el privilegio -bajo un razonamiento de que si de todas maneras van a hacer uso político de la tragedia, al menos que les cueste. Evitar o al menos mitigar significtaivamente la publicidad electoral que se convierte en un mar de contaminación audiovisual y que alimenta a medios como Televisa y otros que viven en una estrecha relación de complicidad con la clase política -la cual parece tener en cierta forma rehén a una sociedad que ha demostrado mayor vitalidad y capacidad de actuar que éstos. En gran medida este presupuesto es el que mantiene a todas estas mafias políticas y a medios de comunicación que contribuyen a la ignorancia generalizada. Surge entonces la apremiante posibilidad de canalizar esta movilización masiva en un momento tan sensible -que es visto a la vez con temor y oportunidad por los partidos- para negociar y presionar. 

El terremoto de 1985 sirvió en gran medida para impulsar la llamada sociedad civil, demostrando que en muchos casos era más eficiente que el mismo gobierno. Este sismo podría hacer consolidar ese movimiento, pero sólo si se logran resultados tangibles. El ímpetu de ayudar y exigir rendición de cuentas debe de organizarse manera inteligente para que puedan producirse cambios benéficos a mediano y largo plazo y no sólo paliativos para la emergencia.
 

 
 
 

¿Qué significa que Estados Unidos se retire del Acuerdo de París contra el cambio climático?

Política

Por: pijamasurf - 09/22/2017

La retirada del Acuerdo de París ha causado temor e indignación en todo el mundo

Hoy se anunció, ante la preocupación del mundo, que Estados Unidos dejará el acuerdo sobre el cambio climático de París, el cual ha sido firmado por 195 países (sólo Siria y Nicaragua se han negado).

El New York Times, en un editorial, explica que Trump ha comprado la idea de que el acuerdo a luchar contra el cambio climático afectaría seriamente la economía. Aunque así fuera, de todas maneras sería necesario, pero esto no es cierto. Trump argumentó que el Acuerdo de París es simplemente un mal trato para Estados Unidos en términos económicos. Lo cierto es que el Acuerdo de París no obliga a los países que lo firmaron a hacer nada, solamente se ofrecen metas aspiracionales para reducir emisiones y reportes frecuentes sobre el estatus de cada país en sus esfuerzos por reducir las mismas. Esto también quiere decir que la renuncia al Acuerdo de París no hace que la política climática de Estados Unidos cambie necesariamente. Sin embargo, sí es una especie de golpe bajo en el ánimo de los esfuerzos globales y envía claras señales de que a Estados Unidos (o a su presidente) no le interesan las advertencias de la ciencia, no le importan los problemas que puedan suceder en el futuro por esto en otros países (especialmente los países pobres, que serán los primeros afectados), no acepta su responsabilidad histórica de ser el país que más dióxido de carbono ha emitido en la historia, y no tiene respeto por sus aliados y los acuerdos internacionales, es decir, no pretende cooperar. Actualmente, Estados Unidos es el segundo emisor mundial (China, país que retiró su apoyo al acuerdo, lo ha superado en los últimos años).

El popular sitio de análisis Politico.com sugiere que la verdadera razón por la cual Trump (quien ha hablado del cambio climático como un hoax) decidió retirarse del Acuerdo de París no fue por el clima (o por negar la veracidad de la ciencia) y ni siquiera para proteger a las corporaciones estadounidenses, sino simple e infantilmente porque necesitaba trollear al mundo. Trump es el troll del mundo... Se trató de:

dar el dedo medio al mundo, al tiempo que le recordó a su base de fieles que comparte su resentimiento ante las élites políticas, científicas y ante los hippies abraza-árboles que ven como menos a los estadounidenses que perforan por petróleo o excavan por carbón. El Congreso no parece querer pagar su muro fronterizo --y México ciertamente tampoco-- así que rechazar el tratado de París era la forma más fácil de expresar su tema de Estados Unidos como fortaleza sin tener que pasar por la legislación.

Obama había tomado la decisión ejecutiva de firmar y ahora Trump, al desandar todo lo trazado por Obama, tomó otra decisión ejecutiva. No obstante, Estados Unidos está obligado a mantenerse dentro del Acuerdo de París hasta 2020.

Trump parece estar pensando en las personas que votaron, la clase media blanca trabajadora, sobre todo. Sin embargo, diversos datos señalan que 2/3 partes de los estadounidenses están preocupados por el cambio climático y una encuesta de Yale notó que el 70% quería que Trump se quedara dentro del acuerdo.

Consistentemente, numerosos estudios científicos muestran que las emisiones de carbono son responsables de un aumento de temperatura que seguirá incrementándose, provocando fuertes tormentas, sequías, alza en los niveles del mar y otros posibles desastres. Es imposible saber actualmente cuál será el efecto de que Estados Unidos no cumpla con los acuerdos internacionales sobre el cambio climático pero las proyecciones sobre el futuro no son nada halagadores, y este tipo de decisiones sólo puede hacer que se acelere la crisis que ya parece irreversible.

Un ejemplo de lo que puede suceder puede apreciarse en estos mapas que proyectan el año en el que ciertos cambios drásticos de orden climático afectarán a las grandes ciudades, con o sin la disminución radical de emisiones de dióxido de carbono.