*

X

The Open Space Project, el futuro es de quien lo crea (abierta y colectivamente)

AlterCultura

Por: pijama Surf - 07/14/2017

¿Te imaginas un futuro descentralizado, abierto, colectivo y sustentable? Pues el futuro se está haciendo hoy...

Creatividad, innovación, apertura y colaboración son algunos de los ingredientes que componen el nuevo paradigma de la sociedad. Necesitamos acelerar nuestra evolución consciente, y para lograrlo es imprescindible renovar paradigmas.

Pero para que ocurra lo anterior, necesitamos vehículos y herramientas que permitan materializar ese proceso. The Open Space Project es precisamente uno de estos recursos que abren la puerta a un futuro más estimulante y sonriente para todos.

Se trata de una “Organización Autónoma Descentralizada” diseñada para potenciar el intercambio mediante una red de proveedores y usuarios de servicios diversos, entre ellos el procesamiento, la comunicación, el almacenamiento y la energía. Esta red está basada en un sistema de constelación de satélites en sintonía con una estación base.

OSN es una plataforma que se rige de acuerdo a un espíritu de autoorganización, escalabilidad y sustentabilidad; apuesta por la “economía del espacio abierto”, lo cual se refiere a la reducción de costos y barreras para consumar iniciativas globales de colaboración, gracias a una serie de recursos terrestres y espaciales. El API de OSN da acceso a protocolos de comunicación espacial y otras funcionalidades open source para construir aplicaciones espaciales como inteligencia artificial.  

Entre julio y septiembre de este año se estarán liberando los primeros 11 nodos de la red alrededor del mundo, con lo cual se estará oficialmente inaugurando “un nuevo comienzo, que triunfará sólo a través de la participación, de la colaboración de una comunidad empoderada e interconectada”.

Este 15 de julio a las 19:00 (CDT) se celebrará la ceremonia de lanzamiento, “Hello, Universe”, en el Computer History Museum de Mountain View, California, con la participación de Jeremy Rifkin. El evento será transmitido en vivo aquí.  

Hay una idea a la cual el ser humano está atado, y es la causa de toda guerra y conflicto

Nisargadatta Maharaj fue uno de los grandes maestros espirituales del siglo XX. Un hombre humilde que recibió por años a innumerables buscadores en su casa de Bombay, compartiendo la sabiduría intemporal de la tradición advaita (no-dualidad) fincada en el profundo océano de dharma de la India. En el clásico libro que reúne sus conversaciones, Yo soy Eso, Maharaj habla sobre la guerra con una lucidez que trasciende cualquier dogma o credo:

En un lugar u otro, en alguna forma u otra, la guerra siempre está ocurriendo. ¿Hubo un tiempo donde no hubiera guerra? Algunos dicen que es la voluntad de Dios. Otros que es el juego de Dios. Esto es otra forma de decir que la guerra es inevitable y que nadie es responsable.

A la pregunta de quién es responsable entonces, Maharaj contestó:

Busca al culpable adentro. Las ideas de "mí" y "mío" están en la raíz de todo conflicto. Libérate de ellas y estarás libre de todo conflicto.

Se podría pensar que esta es la típica respuesta de que la guerra empieza en el interior (e igualmente la revolución) (lo cual no deja de ser cierto). Pero es más profundo que esto, puesto que apunta directamente a la causa de todo conflicto, del cual la guerra es una extensión, una especie de reproducción fractal externa de un estado interno multiplicado colectivamente:

Luchas contra otros constantemente por tu supervivencia como un cuerpo-mente separado, como un nombre y forma particular. Para vivir debes destruir. Desde el momento en el cual fuiste concebido, empezaste una guerra con tu ambiente --una guerra sin piedad de mutua exterminación hasta que la muerte te libere.

Inevitablemente, si uno se identifica con un yo separado de un mundo ajeno de objetos, surge una cierta belicosidad, una oposición, puesto que uno siente que debe proteger a ese ser separado y frágil que es uno mismo y para hacerlo debe imponerse sobre lo demás (ya que todos los otros objetos del universo no tienen especial interés en el beneficio de ese yo separado).

Para Maharaj la realidad es que, simplemente, lo que uno es no tiene límites. Lo que es es el Ser que abarca todos los seres como una conciencia-presencia luminosa atemporal. El ser individual no es. Pensar que uno es sólo este yo, esta mente o este cuerpo individual con su drama cotidiano es un callejón sin salida, puesto que no habrá nunca libertad del sufrimiento. Nunca dejará de existir la guerra. ¿Quién es responsable?:

Nadie y todos. El mundo es lo que contiene y cada cosa afecta a todas las demás. Todos matamos al niño y todos morimos con él. Cada evento tiene innumerables causas y produce innumerables efectos...

En realidad todos somos creadores y criaturas de cada uno, causando y llevando el peso del otro. 

El camino, entonces, para vivir en un mundo distinto, es descubrir la interdependencia y conocer el Ser que se despliega como el mundo en amor:

Es la naturaleza del amor expresarse a sí mismo, afirmarse, superar dificultades. Una vez que has entendido que el mundo es amor en acción, lo verás de una forma muy distinta. Pero primero debe cambiar tu actitud ante el sufrimiento. El sufrimiento es primordialmente una petición de atención, que es en sí misma un movimiento de amor. Más que la felicidad, lo que el amor quieres es crecer, profundizar y ampliar la conciencia y el ser. Cualquier cosa que impide esto se convierte en una causa de dolor, pero el amor no se encoge con el dolor... Cuando [el desarrollo justo y ordenado] es obstruido se vuelve en contra de sí mismo y se vuelve destructivo. Donde sea que el amor es retenido y donde sea que se permite que el sufrimiento se esparza, la guerra se convierte en inevitable. Nuestra indiferencia al dolor de nuestro vecino trae sufrimiento a nuestra puerta.