*

X

¿Imaginas a Iggy Pop aceptando que el futuro del rock es Justin Bieber? Así sería si lo torturaran

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/18/2014

Con el lema “Tortura a un hombre y te dirá lo que sea”, Amnistía Internacional ha lanzado esta impactante campaña
10440707_10154250235905433_4598142058085831401_n

"El futuro del rock’n‘roll es Justin Bieber": Iggy Pop

 

10492549_10154248962935433_8149516466042664339_n

“Si a sus 50 años un hombre no tiene un Rolex, ha fracasado en la vida”: el Dalai Lama

Algo no funciona. Hay una contradicción evidente entre el mensaje y la persona a quien se le atribuye. ¿Cómo puede uno de los músicos más emblemáticos del rock ensalzar así a un producto de la industria pop? ¿Cómo puede un líder espiritual medir la vida desde el supuesto éxito material? Con todo, eso es posible: “Tortura a un hombre y te dirá lo que sea”.

Con ese lema y el poder de la imagen que sacude y perturba, la organización Amnistía Internacional acaba de presentar esta campaña para recordarnos que la tortura es una práctica común en nuestra época, un método que utilizan muchos gobiernos del mundo ―de Estados Unidos a China― para obtener información.

¿Pero qué tipo de testimonios se consiguen con la violencia? Los mismos que la Inquisición católica obtenía en la Edad Media: confesiones dictadas por la desesperación y el sufrimiento; aquello que el torturador quería escuchar y que, al final, significaba la terminación del dolor infligido.

Entonces, ¿por qué la tortura existe todavía?

Un estudio revela que la gente prefiere darse electroshocks que estar sola y pensar

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/18/2014

"Cualquier cosa menos pasar tiempo pensando"; eso es lo que concluye la mayoría de la gente involucrada en este experimento, al grado de preferir darse electroshocks a sí misma para evitar el tedio

2011-11-09_17-28-50_4100050739

La habilidad de sentarse y pensar es exclusivamente humana. Gracias a ella podemos recordar cosas o hacer una narrativa congruente de nuestra vida, sin mencionar que gracias a ella existen la literatura y el arte. Sin embargo, parece ser lo más temido entre el promedio de la gente. De acuerdo con estos estudios, muchas personas incluso prefieren darse electroshocks que quedarse solos en un cuarto sin nada que hacer mas que pensar. De allí la adicción a los teléfonos inteligentes, la televisión y hasta la lectura. Y de allí, por supuesto, la dificultad que occidente parece tener para practicar la meditación.

En 11 estudios encontramos que los participantes no disfrutaron pasar de 6 a 15 minutos solos en un cuarto sin nada que hacer más que pensar, que disfrutaron mucho más las actividades mundanas externas, y que muchos prefirieron administrarse electroshocks en lugar de ser dejados solos con sus pensamientos. La mayoría de la gente parece preferir estar haciendo algo en vez de nada, incluso si ese algo es negativo.

Los autores, basados en la Universidad de Harvard, usaron una estructura muy simple para la mayor parte de sus experimentos: poner a personas en un cuarto vacío algunos minutos y pedirles que no hagan nada. Luego, cuando acabe el tiempo, preguntarles si lo disfrutaron. Más de la mitad de ellos no lo hicieron.

Para realmente medir qué tanto la gente odia estar sola con sus ideas, los investigadores preguntaron a los participantes si pagarían para evitar un electroshock. La mayoría dijo que lo haría. Pero después de 15 minutos solos en un cuarto, 2/3 de los participantes hombres acabaron por darse electroshocks para evitar el tedio de su propia compañía; 1/4 de las mujeres involucradas también prefirió la electricidad.

Los estudios revelaron que aquellos con personalidades más creativas o más proclives a soñar despiertos aguantaron mucho mejor su tiempo solos. Pero más allá de ello, los autores solo sugieren que el cerebro es una cosa difícil de manejar, y la mayoría de la gente prefiere evitarse la molestia.

Blaise Pascal decía que “todo el mal humano viene de una simple causa: la inhabilidad del hombre de sentarse quieto en un cuarto”; quizá todo se reduzca a eso. ¿A qué le tememos tanto que preferimos electroshocks?